31 octubre 2011

Adictos a la Escritura: Especial Halloween (Octubre 2011)

Aquí os dejo mi segundo proyecto en Adictos a la Escritura :)

AVISO: 
Si eres menor de 16 años lee bajo tu responsabilidad.






Sus labios pintados de rojo parecían gritar que querían ser cortados, tenía un cuerpo espectacular perfecto para ser herido y una cara bonita. Sin duda era la elegida:

LA PRIMERA VÍCTIMA



“Un joven ha escapado este mediodía del Centro Psiquiátrico Rivas, según informaciones ofrecidas por el mismo centro, el joven tiene perfil de psicópata y podría ser peligroso aunque nunca ha cometido crímenes. Si lo ven llamen cuanto antes a la policía, que está ya en su búsqueda y tengan cuidado.”

Mientras la presentadora del telediario acababa de hablar apareció la fotografía del tal psicópata en pantalla. La miré unos segundos y leí el nombre: Mario López.
No le di mucha importancia, ya estaba lista para ir a la fiesta de Halloween.
-¿Alma, hija, en serio vas a salir hoy? -Preguntó mi madre.
-Claro, ya sabes que voy a una fiesta con mis amigas.
-Ay, es que no me gusta nada que salgas a estas horas, y menos viendo esta noticia...
-Mamá no te preocupes, conozco a todos los que van.
Mi madre siempre era muy paranoica. Por eso le mentía un poco, como en eso de que conocía a todos los que iban a la fiesta, para que no se preocupara y yo pudiera salir tranquila.
Cogí mi bolso y salí de casa hacía el encuentro con mis amigas.


Por fin había escapado de aquella mierda de manicomio.
Ahora tenía la oportunidad de hacer lo que siempre había imaginado hacerle a aquellas enfermeras.
Tenía un coche y una casa preparados para miles de crímenes y era Halloween, podía llevar un antifaz para que no me reconocieran y era la noche perfecta para elegir a la víctima perfecta, ya que sería la primera.
En seguida vi a un grupo de chicas y chicos jóvenes. Los seguí y entraron en una fiesta en la que no tuve problemas para colarme.
Entré y vi que había muchas chicas bailando, pero ninguna me gustaba lo suficiente. Hasta que la vi a ella.

Sus labios pintados de rojo parecían gritar que querían ser cortados, tenía un cuerpo espectacular perfecto para ser herido y una cara bonita. Sin duda era la elegida.
Esperé unos minutos hasta que fue a la barra y pidió una copa. Me acerqué y pedí yo también.
-Hola, soy Marcos. –No pensaba decirle mi nombre, ya que seguramente había salido en todos los telediarios.
-Hola Marcos, yo soy Alma. –Dijo para ser amable.
 Me hice el simpático durante un rato para que se sintiera segura conmigo y estuvimos hablando hasta que se levantó para ir al baño y me dijo que la esperara. Fue entonces cuando hice caer el contenido de aquél pequeño frasco en su copa, que ya estaba por la mitad. Al llegar se la bebió de un trago.
¡Genial! Así la droga tardaría mucho menos en hacer efecto.

Al poco rato estaba muy aturdida y apenas sabía lo que hacía. –Te veo un poco mareada. ¿Quieres que salgamos a tomar el aire, Alma? –Ella asintió.
Salimos y empecé a llevarla hasta un callejón no muy lejano. -¿Adónde vamos? Pensaba que solo íbamos a tomar el aire. –Dijo riendo un poco por los efectos de la droga.
-Quiero llevarte a un sitio, ya casi estamos.  –Llegamos por fin al callejón, allí tenía aparcado mi coche viejo. Que nadie sabía que tenía al igual que mi casa. Alma empezaba a asustarse, a las chicas no les gustan los callejones oscuros.
-¿Qué hacemos aquí? Quiero ir a casa, no me encuentro bien. –Decía mientras se frotaba la cabeza.
-Te he traído para que veas quien soy. –Me quité entonces el antifaz y chilló, pero le tape la boca antes de que el grito pudiera haberse oído lejos.

Debería haberla llevado a casa desde un principio pero estaba tan ansioso que no podía esperar para dar paso a mi fantasía.
Así que le puse una mordaza para que no gritara más y empecé allí mismo. Con una navaja le rasgué el vestido, cortando también su piel, me encantaba ver su cara de sufrimiento cada vez que le hacía cortes y le chupaba la sangre después, sobre todo cuando lo hacía por esas zonas tan íntimas y delicadas.
Violarla fue de lo más placentero. Ahora solo tenía que meterla en el coche y llevármela a casa para seguir torturándola y acabar la faena.
Pero entonces… Llegó alguien.

No entendía que estaba pasando ni como había llegado hasta allí pero aquello era una pesadilla, aquél tío era el psicópata de las noticias y me estaba torturando.
Quería matarme, estaba segura, pues yo era su primera víctima. No podía chillar y nadie pasaría nunca por aquél callejón. Aquél era mi final pero entonces…
-¡Eh! ¿Qué haces? ¡Déjala!
Era un compañero de mi clase, Jordi, que había salido de la fiesta y sin saber cómo había llegado hasta mí.
-¡Vete de aquí o te mato a ti también! –Dijo Mario, el psicópata.
Jordi se abalanzó sobre él y empezaron a pelearse, yo quedé libre y pude quitarme la mordaza y chillar pidiendo ayuda y llamando con mi móvil a la policía.
Mario al darse cuenta se metió en su coche y huyó. Por suerte Jordi salió ileso.

A la mañana siguiente estaba en el hospital, traumatizada y pálida, recuperándome de las heridas... Estaba sola en la habitación ya que mis padres habían ido a desayunar. La policía había buscado a Mario toda la noche sin éxito.
No podía pensar en nada. Ese psicópata me violó, me corto... Y me hubiera matado y hecho mil cosas más si Jordi no me hubiera encontrado.  Y lo peor era que Mario todavía seguía por ahí suelto.
No veía forma de superar lo que me había ocurrido y sentía que seguir viviendo no merecía la pena.

Vi entonces la ventana y me acerqué a ella. Estaba en un décimo piso, si me tiraba moriría seguro.
La abrí y miré hacia abajo. Me senté en el bordillo de la ventana y... ¿Qué estaba haciendo? No, esa no era la solución. Seguro que muchas chicas habían pasado situaciones como esta y lo superaron.
Además tenía a una familia que me quería y a Jordi que me había salvado, no se merecían que me suicidara. Me giré dispuesta a volver a la cama pero… él estaba allí.

Ni si quiera tuve tiempo a reaccionar, el miedo se apoderó de mí, no podía gritar ni moverme. No sabía cómo pudo haber entrado.
-Deberías haberte tirado por la ventana, eh bonita. -Dijo Mario. -Lo pasamos bien anoche y lo podríamos haber pasado mejor, pero a las víctimas hay que acabar matándolas de cualquier modo y tú has tenido el honor de ser la primera.


Tras estas palabras le clavé el cuchillo y la tiré por la ventana. Lo más gracioso es que cayó justo cuando sus padres iban a entrar a verla de nuevo. Aquello fue espléndido.
Esa fue la muerte de mi primera víctima, no había sido como esperaba exactamente, pero tenía que verla muerta de cualquier modo. Salí corriendo del hospital, con la suerte de que nadie se dio cuenta. Todos se habían concentrado abajo con el cadáver de Alma.
La policía nunca me encontró ya que siempre supe esconderme, hubo más víctimas y todavía  hay muchas más ahí afuera, esperando a ser violadas y torturadas por Mario el psicópata.

12 comentarios:

  1. Uffff, has conseguido que se me pongan los pelos de punta. Desde luego, has logrado trasmitir la frialdad del asesino, y he sufrido por Alma. Y eso que me creía que iba a terminar bien... Da miedo, sin duda y me ha gustado que utilices la visión de Mario y la de Alma. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Ufff... ahora sí que sí, todos los vellos de puntaa^^
    Genial, y perfecto para esa noche^^

    Kisses y feliz Halloween:D

    ResponderEliminar
  3. Una historia violenta y escabrosa con un final trágico que deja mal cuerpo. Bien por la alternancia de puntos de vista. Saludos, Nerea, de un nuevo seguidor.

    ResponderEliminar
  4. No salió el comentario jeje.
    Vuelvo a decirte que me gustó mucho. Me resultó muy terrorífico y macabro. Realmente no me esperaba ese final trágico!!
    Muy bueno!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Fue... Muy bueno, me atrapaste y quede con ganas de mas. El final... Uff! Ni hablar. Sin duda muy bueno.
    Un beso
    Lu

    ResponderEliminar
  6. Vaya, ese final es sin duda toda una advertencia :) Original la forma de plantear el relato, con las dos voces de los protagoistas. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  7. Tremendo!!!!! No podía dejar de leer...

    Me encantó!!!!

    ResponderEliminar
  8. Enganchada de principio a fin... terroríficamente genial¡¡ enhorabuena =)

    ResponderEliminar
  9. Me has puesto con los pelos parados, está perfecto tu relato, frío, macabro y la verdad muy bien referido a la realidad, pues quien sabe cuantos marios andan sueltos por ahí. Jaja
    Me gustó mucho, Nerea.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  10. El horror verdadero, en las noticias. Ese toque de las noticias quedó bien, por cierto... Una sola objeción... al final, usaste el "calló" del verbo callar. Yo sé, esas cosas pasan.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Yess, ya está arreglado ^^ Ni cuenta me había dado jeje.
    ¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios! Me alegro de que os guste tanto.

    ResponderEliminar
  12. Los asesinos siempre han sido mis monstruos favoritos, sobre todo los psicópatas y los sociópatas.

    ¡Pobre Alma, cuánto debió haber sufrido para acabar muerta por el demente de Mario! Hiciste un buen relato de terror, Nerea. Te mereces un 10 en la estructura de tu historia.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras y lo leeré encantada, la única norma es respetar.
¡Gracias por tu comentario!